100.000 Californias fabricadas desde 1988 han dado lugar a tres generaciones de esta famosa camper.

Generations Volkswagen CaliforniaVolkswagen celebró en la Techno Classica 2013 (Essen, Alemania) el 25º aniversario de la famosa camper Volkswagen California. Las cifras de producción de este vehículo eran idóneas para un aniversario: cerca de 100.000 furgos California han salido de la línea de montaje durante los últimos 25 años. En el stand de Volkswagen Vehículos Comerciales, se pudó ver una pequeña retrospectiva de la historia de este vehículo clásico. Todo empezó con la T3, seguido con la T4 y en la actualidad con la T5. Naturalmente, sus ancestros, la T1 y la T2 completaban la presencia en este salón de este mítico vehículo de recreo.

En los años 80 viajar en avión era caro y las tiendas de campaña empezaban a dejar de estar de moda. Las vacaciones en caravanas experimentaron su mayor boom durante estos años, donde visitar y explorar el sur de Europa fue el destino principal de muchos ciudadanos centro-europeos y británicos, lo cual hizó que creciese la afición a hacerlo con una caravana adquirida especialmente para este tipo de viajes. Esto propició una forma completamente nueva de pasar las vacaciones; dos días aquí, dos días allí. Difícilmente se podía experimentar mayor libertad individual, totalmente alejado de las obligaciones del día a día. En este contexto, Volkswagen lanzó su versión de vehículo camper sobre ruedas: la California.

Generations Volkswagen CaliforniaLa base de la idea no era completamente nueva. Durante mucho tiempo, Westfalia había estado fabricando una camper llamada Joker, basada en la Volkswagen T3 Transporter. Con los años, el diseño básico de esta camper a medida, demostró ser muy práctico. Un banco de asientos abatible para dos personas en la parte trasera, que se podía dejar completamente plano para tumbarse, y una estrecha encimera de cocina en la parte interior izquierda con nevera, horno de gas y espacio para almacenamiento. Este tipo de distribución dejaba un gran espacio para entrar a través de una amplia puerta corredera. Sin embargo, la Joker con su diseño detallado, bien concebido y con muchos pequeños extras, resultaba inasequible para el cliente medio. Y es precisamente aquí donde apareció Volkswagen. Con la mirada puesta en un significativo incremento en los volúmenes de producción, los diseñadores limaron las asperezas de la Joker y le dieron un nivel superior y más saludable. El éxito de esta dieta: un vehículo con un bajo