No es fácil decidirse. Son, quizá, demasiados viajes en un solo viaje. Se trata de recorrer desiertos y cumbres nevadas, marismas y bosques, montañas y playas. ¿Por dónde empezar? ¿Qué ruta seguir?

Nos encontramos en una región situada a caballo entre el Mediterráneo y el Atlántico, entre Europa y África, con un clima lleno de contrastes, a veces extremos, y una variopinta conjunción de sustratos y suelos, elementos que, a lo largo de los siglos, han modelado territorios y paisajes que albergan un extenso muestrario de flora y fauna singulares. Sus espacios naturales protegidos, más de 200, ocupan alrededor del 31% de la superficie andaluza, porcentaje que adquiere su verdadera dimensión cuando lo situamos en una comunidad que se extiende sobre unos 87.000 km².

De los 124 tipos de hábitats que la Unión Europea considera de i